Nacionales

Una camioneta se incrustó contra el frente de una confitería en Palermo: dos heridos

La unidad rápidamente fue removida y sería entregada al domicilio de su propietario. El local gastronómico igual abrió sus puertas (Julián Álvarez/lz)

Domingo siete de la mañana de un 24 de diciembre, esquina Scalabrini Ortiz y Paraguay, corazón del barrio de Paraguay. Una pick-up Volkswagen Amarok color negra con dos personas en su interior colisionó con la pared de la confitería Oporto, un concurrido bar de la zona. La unidad protagonista del choque tiene más de once mil pesos en multas, principalmente por excesos de velocidad.

Luego de tres horas del accidente, la unidad siniestrada fue removida de la esquina (Julián Álvarez/lz)

Personal de policía federal, agentes de defensa civil y oficiales de tránsito asistieron rápidamente al lugar. No hubo víctimas fatales, sólo revistieron heridas los dos ocupantes del vehículo, quienes se negaron a ser trasladados por la ambulancia del SAME y rechazaron el test de alcoholemia. Ambos fueron trasladados a la planta superior del establecimiento por personal policial y luego de dos horas de haber ocurrido el accidente no habían asistido familiares o abogados. Finalmente fueron sometidos a realizarse la prueba de alcoholemia.

Los dos implicados son jóvenes de aproximadamente treinta años, un hombre que conducía y una mujer que lo acompañaba. La camioneta fue extraída del frente del local sin haberse realizado los peritajes correspondientes. Se había incrustado en la fachada lateral izquierda, con un impacto directo en una de las columnas del local, adornada por una maceta grande. No hay rastros de frenada y según testigos del accidente, la camioneta circulaba por Scalabrini Ortiz orientación hacia Santa Fe y por una mala maniobra terminó estrellado contra la esquina de la intersección.

Los airbags se abrieron y en el asfalto no hay rastros de frenadas. Los dos ocupantes no sufrieron heridas de consideración (Julián Álvarez/lz)

Empleados del local gastronómico trabajaron para dejar operativa la confitería. Removieron las partes destruidas de un doble vidrio hermético, apuntalaron la columna de hierro, recogieron los ladrillos rotos, distribuyeron las mesas y tras recibir la autorización correspondiente el bar Oporto abrió las puertas y empezó a recibir comensales.

La camioneta circulaba por Scalabrini Ortiz con sentido a Santa Fe. En su interior iban dos personas, un hombre y una mujer (Julián Álvarez/lz)

No es la primera vez que el establecimiento, ubicado justamente en la esquina del cruce vial, sufre la colisión de un vehículo. En septiembre de 2015, un auto particular chocó contra el frente del local y se dio a la fuga.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba