Provinciales

Obligaba a su hija a prostituirse

23-09-2016 | POLICIALES | PRISIÓN DOMICILIARIA
Obligaba a su hija a prostituirse

En esta instancia el Juzgado de Familia puso a la menor bajo la tutela de la abuela del novio y prohibió a la madre el acercamiento por el término de 90 días.

En una audiencia que se prolongó por casi tres horas, el juez Benjamín Revori accedió a la demanda del fiscal Mauro Blanco de aplicar prisión preventiva a una mujer imputada por el delito de facilitamiento y explotación de la prostitución agravada por el vínculo, en perjuicio de su hija de 16 años de edad, quien según las pruebas aportadas por el MPA, ocurre desde hace por lo menos dos años. Sin embargo, como la mujer es madre de una criatura de seis meses -a la que amamanta-, la defensora Silvia Couselo solicitó, y se concedió, una morigeración, por lo que deberá cumplir la medida en su domicilio familiar, bajo la tutela de su pareja y su hijo.

Según la exposición del fiscal, hace unos días se presentó en la Comisaría y luego en el Centro Territorial de Denuncias (CTD), un joven de 20 años de edad, quien denunció que la madre de su novia, menor de edad, la agredía constantemente en forma verbal y física. En forma paralela la mujer se había presentado también en el CTD para denunciar la huida del hogar de su hija menor, informando que la habían ido a buscar a casa de su novio, donde primero la negaron y después la agredieron.

El día siguiente se vuelve a presentar el joven, quien manifestó que quería ampliar la denuncia, señalando que la mamá de su novia había amenazado a la chica, a su abuela y a él mismo. Pero el muchacho tenía algo más grave para decir y en esta oportunidad lo hizo acompañado por la menor.
Los abusos
Además de los golpes y violencia que la joven dijo recibir, al parecer la madre la obligaba a ejercer la prostitución. Según señaló, la madre publicaba un aviso en un diario local ofreciendo "masajes sensitivos" y un número de teléfono al cual la llamaban hombres con los que acordaba una cita, siempre de día, y de lunes a viernes, y luego iban a encontrarse en un lugar pactado, y tras el pago mantenía relaciones sexuales, la mayor parte de las veces en los automóviles y en otras ocasiones en moteles de la ciudad.
Esta situación fue corroborada por el testimonio de la madre de su anterior pareja, quien manifestó que los jóvenes discutían y finalmente rompieron porque la madre de la chica la obligaba a prostituirse.

La joven hace tres años llegó a Venado Tuerto a conocer a su madre biológica; antes vivía en Río Cuarto bajo la tutela de los abuelos, con otros hermanos. Estuvo un año en Venado y luego volvió a esa ciudad cordobesa, donde le confesó a la tía que, junto con la hermana y una amiga, ejercían la prostitución. Ante la desmejora de su nieta, la abuela hizo una denuncia en sede tribunalicia contra la hermana de la menor y su madre, pero la justicia se declaró incompetente.

Ante la justicia
Tras la denuncia del joven, en sede del MPA, la mujer fue convocada vía telefónica para que se presentara, cosa que así hizo. Mientras esperaba, el fiscal fue avisado y ordenó que quedara detenida, pero aquí influyó el "teléfono descompuesto" y la mujer, argumentando que tenía la moto sin seguro, se retiró a su casa.

Pero el andamiaje judicial ya estaba en marcha y en horas de la tarde el fiscal en persona, con la PDI, se presentó en el domicilio de la mujer y la invitó a ir a la sede del MPA para tomarle declaración y la dejó detenida.

Precisamente las formas de la detención fueron duramente objetadas por la defensora Silvia Couselo, quien planteó su invalidez, lo que equivalía a dar por tierra con la causa. Pero en la víspera el juez Benjamín Revori aceptó los términos de la imputación y ordenó la prisión preventiva, concediendo la morigeración de que se cumpla en el domicilio, en el marco de los acuerdos internacionales por tener la mujer una criatura de corta edad.

Todos los actores judiciales coincidieron en que se trata de una situación compleja, con una familia disfuncional y una joven que a pesar de su corta edad ya pasó por experiencias desfavorables en su desarrollo personal.

Ahora el fiscal deberá determinar si realmente hay una madre abusadora y explotadora, si los datos minuciosos aportados por la joven son reales o son imaginarios, y para eso cuenta con la entrevista en la Cámara Gesell, además de la posibilidad de reconstruir algunos de los eventos denunciados por la muchacha, que hasta el momento se mostró consecuente en sus dichos.

Fuente: V24-SM

Imprimir

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba