Provinciales

Militantes feministas respondieron al grupo encabezado por Deneuve

11-01-2018 | ESPECTACULOS | MOVIMIENTO #METOO
Militantes feministas respondieron al grupo encabezado por Deneuve

Militantes feministas, respondieron críticamente al grupo encabezado por Catherine Deneuve.

Catherine DeneuveCatherine Deneuve

Militantes feministas francesas respondieron a la nota en la que un centenar de mujeres, entre ellas la actriz Catherine Deneuve, defendieron el derecho de los hombres a “importunar”, y acusaron a este colectivo de “despreciar” a las víctimas de violencia sexual.

“Cada vez que se avanza hacia la igualdad, aunque sea medio milímetro, hay almas buenas que nos advierten inmediatamente que podríamos caer en el exceso”, afirman las mujeres firmantes de un texto publicado en el sitio francetvinfo. El texto es una “respuesta” a la nota publicada el martes en el diario francés Le Monde, en la que un colectivo femenino advirtió contra un retorno del “puritanismo” tras el escándalo Weinstein.

“La violación es un crimen. Pero cortejar de forma insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista”, sostuvo un centenar de intérpretes –entre ellas Deneuve–, escritoras, investigadoras y periodistas. El texto había sido redactado por la escritora Catherine Millet, y criticaba que el debate en torno al movimiento #MeToo ha generado una “campaña de denuncia” y alertaba del riesgo de caer en “el clima de una sociedad totalitaria”.

Una treintena de mujeres, entre ellas la militante feminista Caroline de Haas y varias periodistas le respondieron ayer que “en Francia, cada día, centenares de miles de mujeres son víctimas de acoso. Decenas de miles de agresiones sexuales. Y centenares de violaciones”. En la réplica a Deneuve las militantes aseguraron que “mezclan deliberadamente una relación de seducción basada en el respeto y el placer, con la violencia”. Y consideraron que la mayor parte de las personalidades citadas en Le Monde son “reincidentes en materia de defensa de pedocriminales o de apología de la violación” y utilizan su “visibilidad mediática para banalizar la violencia sexual” y “desprecian el hecho de que millones de mujeres sufran o hayan sufrido este tipo de violencia”. Aunque el texto de Millet reconoce la necesidad de crear conciencia ante la violencia sexual contra las mujeres, defiende “la libertad de ser insistente con alguien” y sostiene que el cortejo, aunque pueda resultar molesto, no es delito. Según De Haas, esa actitud es la que adopta el compañero de trabajo pesado o ese hombre cansino “que no entiende lo que está sucediendo”. Y se pregunta cómo puede haber una sociedad en la que las mujeres dispongan libremente de su cuerpo y su sexualidad si una de cada dos reconoce haber sufrido violencia sexual.

En marzo de 2017, Deneuve había desatado otra polémica al defender en televisión a Roman Polanski, acusado de haber violado a una menor hace más de 40 años en Estados Unidos, y asegurar que el cineasta seguramente no sabía que la joven tenía 13 años. “Siempre le han gustado las chicas jóvenes. Siempre he pensado que la palabra violación era excesiva”, había dicho Deneuve.

“Con este texto –denunciaron las militantes feministas polemizando con Deneuve– tratan de volver a imponer el tabú que empezamos a levantar. No lo lograrán”. “Los cerdos y sus aliados/as tienen motivos para preocuparse. Su viejo mundo está a punto de desaparecer”, dijeron en la respuesta a Deneuve y haciendo juego con el nombre de un movimiento semejante a #MeToo nacido en Francia y que se llama #Balancetonporc (en francés, delata a tu cerdo).

Pero además, a las críticas al colectivo encabezado por Deneuve se sumaron representantes del gobierno y ex funcionarios. La ex ministra socialista y ex candidata a la presidencia Ségolène Royal lamentó en Twitter que “la gran Catherine Deneuve apoye ese consternador texto”. Hay elementos “profundamente chocantes, incluso falsos” en esta nota (en relación al escrito de Millet), dijo la secretaria de Estado para la Igualdad, Marlene Schiappa, y juzgó como “peligroso” que se minimizaran en el texto las agresiones sexuales.

También la exministra francesa de Derechos de las Mujeres Laurence Rossignol calificó por su lado la nota de Millet como “bofetada contra todas las mujeres que denuncian la depredación sexual”. Y la escritora australiana Van Badham denunció en un artículo del periódico The Guardian que “Deneuve y sus amigas se alinean con su carta a los (Woody) Allen, Weinstein y otros hombres acusados de abusos”. Muchos internautas criticaron la nota de Deneuve, en particular el fragmento en que se invoca el derecho de una mujer a “velar por que su salario sea igual al de un hombre, pero a no sentirse traumatizada por siempre jamás por un hombre que se frota contra ella en el metro”.

“Propongo que Deneuve empiece por meterse en el metro en hora punta”, dijo un internauta. “Catherine Deneuve quizás tendría una opinión muy diferente sobre el acoso si no fuera una mujer blanca extraordinariamente bella y muy rica que vive en una burbuja de privilegios. Y un poco de empatía”, tuiteó Colleen Doran, caricaturista en The New York Times.

Fuente: SM – Página 12

Imprimir

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba