Curiosidades

Los fetiches y pedidos más extravagantes de los clientes de un sex shop

Existen muchos interrogantes a la hora de adquirir artículos eróticos en un sex shop. Muchas personas no se animan a visitarlo, otras optan por comprar por internet, o ni siquiera lo visitan por miedo al qué dirán.

Un exempleado de un local de ese tipo reveló, a través de su cuenta de TikTok, un descargo sobre las extrañas situaciones que vivió allí, como las confesiones íntimas o los pedidos extravagantes de los clientes.

Se trata de Payton Dow, quien casi diariamente comparte material con las más de 94.000 personas que lo siguen en su cuenta personal de dicha red social. “Una vez le dije a una mujer que no podía entrar con su bebé al local, pero resultó ser que el que estaba en el cochecito era su novio”, explicó el joven en uno de sus videos. En línea con esto, en otra de sus anécdotas que involucra a parejas, el exempleado rememoró cuando una mujer entró al local y le preguntó si quería acariciar a su mascota. Cuando Payton salió a la vereda vio al novio de la mujer en cuatro patas atado a un árbol, precisó La Nación.

Leer también: China Suárez, súper enamorada de Rusherking: "Mi amor"

A través de sus videos, Payton también contó que un hombre le ofreció dinero a cambio de que que le ayudara a borrar el historial de visitas del Google Maps para que su mujer no se enterara de que había visitado un club de strippers. Y narró, a su vez, algunos momentos íntimos que le tocó vivenciar, como cuando un hombre decidió proponerle matrimonio a su pareja con el vibrador más caro del local.

Además de vivir situaciones hilarantes, allí también debió enfrentarse a la furia de los clientes, como cuando una mujer le pidió que cuidara a su bebé por unas horas y, como el se negó a hacerlo, lo amenazó con llamar a la policía. O cuando un cliente quiso devolver un producto usado “porque ya no le funcionaba”.

Sus experiencias

Algunas de las experiencias narradas por el joven son más escalofriantes que otras. Tal como relató en una publicación, en una ocasión, Payton se disfrazó de zombie para Halloween y un cliente le dijo que le estaba “despertando su necrofilia”. Sumado a eso, un hombre se memorizó sus horarios laborales y le compraba gaseosas con el objetivo de convencerlo de ir un día a su casa.

En sus videos, Payton también develó algunos fetiches que tenían sus clientes. Así, en un video contó que una vez un hombre le preguntó si tenía una muñeca inflable de una mujer embarazada.

Leer también: El quinto vuelo espacial tripulado llevó a la primera mujer latina al espacio

A su vez, rememoró cuando una persona le pidió que la esposara al baño y la alimentara con confites, y cuando un cliente quiso pagar su cuenta con el dibujo de una rana realizado por él en vez de billetes reales.

Insólito como las historias anteriores, este exempleado de un sex shop dijo que un día una mujer comenzó a toser en el local y, en medio del lugar, abrió una botella de lubricante y comenzó a beberlo.

De todas formas, más allá de la infinidad anécdotas, el exempleado aseguró que la que más le gusta es cuando un cliente le ofreció dinero por olerle los pies.

Fuente: Ambito

La entrada Los fetiches y pedidos más extravagantes de los clientes de un sex shop se publicó primero en Sin Mordaza.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba