Provinciales

La Florida se convirtió en la vedette del sábado

Una hora antes del horario habitual, abrió sus puertas el balneario La Florida, en la prueba piloto que dispuso el municipio para intentar descomprimir la afluencia de público a las playas públicas y el traslado a las islas.

Los primeros visitantes ingresaron a partir de las ocho bajo un protocolo sanitario que incluye burbujas sociales en la arena para dos y cuatro personas, junto a pasarelas para acceder al río.

Los bañistas debieron respetar el distanciamiento en las filas de ingreso, tanto norte como sur. Se permitió el ingreso de sombrillas y reposeras, como así también de bebidas, exceptos alcohólicas.

En el acceso a las instalaciones, se dispuso un control sanitario para la toma de temperatura, junto a la desinfección de manos y el control de uso del barbijo, salvo dentro del círculo y en el agua. Si bien los vestuarios no están habilitados, sí los baños.

En su capacidad habitual, el balneario tiene disponibilidad para unos 5000 visitantes. Pero, por las medidas de distanciamiento, desde este sábado se habilitará con una distribución que no supere el 40 por ciento de la ocupación.

A lo largo del balneario, que por la bajante del río tiene una extensión mucho más amplia de lo habitual, hay tres puestos de guardavidas, además hay una lancha de rescate que patrulla la costa desde la Rambla Catalunya hasta La Florida.

En tanto, la Municipalidad de Rosario será la encargada de fiscalizar que se cumplan todas las medidas establecidas, mientras que el Ministerio de Salud de la provincia llevará a cabo la tarea de “supervisión”.

Las entradas, a un valor de 150 pesos, pueden conseguirse en el acceso a las instalaciones, con tarjeta Movi o a través de Passline.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba