Provinciales

Clan Bergallo: piden indagatoria para dos policías involucrados

19-08-2017 | JUDICIALES | SANTA FE
Clan Bergallo: piden indagatoria para dos policías involucrados

El fiscal federal pidió que sean indagados dos agentes de la Policía de Santa Fe tras detectar que los mismos formaron parte de la organización abocada a la venta y distribución de drogas en el barrio Yapeyú. Escuchas que revelan presunto accionar narco.

La causa que investiga a la red de venta y distribución de drogas con asiento en el barrio Yapeyú y que tiene a los hermanos Miguel y Luis "Coco" Bergallo (excandidato a concejal por el justicialismo) como los principales organizadores, sumó este viernes un nuevo paso en la justicia federal de Santa Fe.

El fiscal Walter Rodríguez, formuló el pedido de indagatoria para dos agentes policiales que prestan servicios en la Policía de Santa Fe y que fueron sindicados de haber formado parte del negocio de transporte y comercialización de estupefacientes por lo menos entre el 2016 y el año en curso. Se trata de Carlos "Pipi" M. y Adrián N., ambos en funciones.

El pedido de indagatoria fue solicitado al juez federal Nº 2, Francisco Miño. Además se remitió al Ministerio de Seguridad de la provincia un informe de la situación penal de los dos agentes para que desde esa cartera se analice si se lleva adelante alguna medida administrativa.

Confabular un negocio

La solicitud realizada por el fiscal Rodríguez surge a raíz de la pesquisa judicial que desbarató el 7 de julio pasado al clan familiar Bergallo en una serie de allanamientos efectuados por Prefectura Naval Argentina (PNA) donde fueron detenidas las siete personas que se encuentran en la actualidad procesadas por su rol activo en la organización que operaba en la zona norte de la capital provincial.

Los dos agentes en cuestión, fueron vinculados a la organización liderada por los hermanos Miguel y "Coco" Bergallo tras una serie de escuchas telefónicas donde surgen algunas posibles pistas que determinarían su participación en la distribución de la droga y en la captación de nuevos "clientes".

Para evidenciar eso, la Fiscalía sostiene que en determinados diálogos que mantenían los efectivos se puede advertir que están al tanto del abastecimiento de drogas -por kilos- a personas ligadas a la venta de cocaína y marihuana.

Un hormigón armado, blanco y brillante

Los investigadores del caso sostienen que Carlos "Pipi" M. cumplía un rol de enlace en las negociaciones. Desde conseguir compradores, hacer entregas tipo muestras y hasta coordinar los puntos de encuentro. Siempre con la flexibilidad y dinamismo propios del narcotráfico.

"Acá llegue a la casa de mi amigo, escucha, es la, eh, eh te lo digo por teléfono bueno porque no pasa nada, es la escamosa escamosa" le dice "Pipi" a un sindicado cliente de identidad desconocida. Y el dialogo continúa:

— Si la que fuman todos, la que fuman pa tomar.

— Escucha, es la escamosa esa bien brillante.

— Si esa es.

—Porque yo recién, recién fui a ver una y es la misma que yo le había traído al muchacho y no sirve me entendés.

— es la brillosa, vos, ustedes vos la han probado.

— Si, si si el loco también la probó.

— tiene gustito bien así bien químico así bien aceitosa.

— el gusto a ácido así está bien brillosa.

— aja, si si gusto a bien acido químico bien polenta, si porque esa es que quieren viste.

Para la justicia ese tipo de diálogos mantenidos entre "Pipi" M. y personas desconocidas son claros factores que permiten determinar el posible grado de complicidad y acción en la venta de drogas.

En este sentido, la investigación tiene en cuenta que "Pipi" mantenía contactos telefónicos con Miguel Bergallo, sindicado líder. En una de las escuchas que obran en la causa, el efectivo policial le pide al mismo Bergallo. "Bueno escucha, se clavó, se clavó mal el vago, mal, mal no me encontró a mi bueno viste que yo te había encargado, escucha, si no tenés, mucho apuro, si vos tenes algo, que este bien el necesita mezclar con la porquería que la de… de… para el hormigón", dice el registro de audio. Mientras que Bergallo le contesta: "escúchame, yo con lo que le voy a dar no se va a clavar ni a palos".

Lazos de familia

El pedido formulado por el fiscal Rodríguez argumenta que el policía Adrián N. debe ser llamado a indagatoria ya que el mismo tiene cierto parentesco con el clan Bergallo ya mantiene una relación afectiva con una de las hermanas de quien es la pareja actual del Coco Bergallo.

Para la fiscalía, el funcionario policial "brindó cierto apoyo a la organización aprovechando su actividad Policial y la de su pareja". Por último y para complementar -además de varias escuchas- la hipótesis de su grado de participación, se tuvo en cuenta en el pedido de indagatoria el resultado del allanamiento efectuado en su vivienda de Aguado 6500, lugar en el que prefectos encontraron una balanza de precisión marca Kobleng, elemento que causó cierta sospecha.

Fuente: Sin Mordaza – UNO

Imprimir

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba