Tecno

Alerta en Instagram

Alerta en Instagram

Están ahí. Son miles. Las fotos se mezclan entre las imágenes de perritos, de paisajes y del mate perfecto que acaba de cebar un abuelo. Instagram se transformó desde hace un tiempo en un difusor sin igual de contenido. Cada día, mil millones de personas en el mundo lo utilizan sin pausa; sin embargo, detrás de su cara amable se esconde un hábito que enciende alertas: la difusión y venta de material de contenido sexual amateur.

Se trata en su mayoría de mujeres (también hay hombres) que no superan los 30 años y que tienen miles de seguidores. Varias rozan el millón. Muestran su cuerpo hasta donde la red les permite, con imágenes muchas veces que llevan emoticones para ocultar sus zonas íntimas. El objetivo es la venta de “packs”, que es como se llama a los “paquete” que incluyen fotos, videos y hasta gifs en donde se ven a las jóvenes desnudas, incluso teniendo relaciones o haciendo juegos de índole sexual.

Dicen que se fotografían ellas mismas, en sus casas, dentro de la habitación, arriba de la cama, en el comedor o la cocina. No se sabe cuántas de ellas lo hacen bajo el control de alguien más que luego se queda con lo recaudado. Apoyan el celular y utilizan el temporizador para tener tiempo de posar. Algunas prefieren contratar un fotógrafo profesional para que las imágenes sean de mejor calidad. Aseguran que es una práctica segura porque no tienen contacto directo con clientes, sino que solo es de manera virtual. No es prostitución -aclaran-, sino erotismo y pornografía casera.

La forma en la que se comercializa funciona así: publican fotos en los perfiles o las historias de la red social (esas que duran sólo 24 horas), sin ser explícitas, porque conocen las reglas de la plataforma para evitar ser bloqueadas. Son imágenes que van al límite de lo permitido. Pero allí existe un detalle, una invitación a escribir por privado. Una vez que se genera ese contacto por el chat se llega a un acuerdo y el material se envía luego por mail, a través de un link o por WhatsApp, ya fuera de Instagram.

Los precios de esos packs varían dependiendo lo que se pida. En general van desde los $ 1.500 que son por ejemplo diez fotos y dos videos de no más de un minuto de duración en donde se muestra un baile erótico. A partir de ahí cada negociación dependerá hasta dónde esté dispuesto quien produce el contenido y hasta cuánto quiere pagar el que desea el material. Son varias las que ofrecen por ejemplo un video teniendo sexo con sus parejas. Eso cuesta más caro y si es dentro del paquete puede llegar hasta los $ 5.000. Algunas cuentan que llegaron a juntar más de $ 100.000.

Dentro de ese universo están quienes aseguran lo hacen porque de esa manera pueden pagar sus estudios, el alquiler del departamento o viajar por el mundo. Pero también existe el riesgo de terminar formando parte de una red de venta de material porno o que regenteadores las busquen para acosarlas. No hay manera de chequear si todas son mayores de edad y tampoco hay forma de saber cuántos años tienen las personas que solicitan el material. La mayoría son cuentas públicas de libre acceso.

Clarín habló con las autoridades de Instagram. Desde Estados Unidos admitieron que conocen la práctica y aseguran que no pueden hacer nada para combatirlo: “El contenido sexual explícito está prohibido, las cuentas que no cumplan con nuestras políticas podrán ser eliminadas”, dicen. Agregan que en Instagram se ofrecen millones de productos y servicios y que existe un equipo especializado y avanzado que controla todo lo que se publica en la plataforma.

Dicen también que no hay manera de controlar todo lo que ocurre por fuera del sitio. Si la venta de estas imágenes se da de manera privada ya no hay forma de intervenir: “No es algo que preocupe porque no ocurre dentro de Instagram”, afirman.

Pese a que no hay un registro, son cientos los perfiles que existen en Argentina que alternan fotos cotidianas con la promoción de material erótico. Este diario intentó comunicarse con decenas de estas chicas, aunque sólo dos respondieron. Fiuna Laino es una de ellas. Tiene 27 años y trabaja además en el sitio celeb.tv que es junto a Patreon, dos plataformas que sirven, entre muchas otras cosas, para generar contenido erótico sexual para vender.

“Empecé haciéndolo porque me gustaba, pero de repente me empezaron a llegar mensajes de hombres y mujeres en donde me pedían si tenía más fotos, si había forma de pagarlas. Entonces me di cuenta que había un negocio del cual salgo beneficiada. Amo mostrarme como soy, amo mi cuerpo y con él hago lo que quiero”, dice y agrega: “No me siento un objeto, no me siento cosificada. Creer que uno se convierte en cosa sexual por mostrar su sensualidad, es como creer que un cómico al mostrar su humor pueda convertirse en una cosa que solo hace reír y que no piensa, que no siente o que no respira. Yo me quiero mostrar, me disfruto, me muestro”.

Su forma de trabajo parece sencilla, pero necesita estar pendiente de las redes sociales casi las 24 horas del día. Ella es quien contesta los mensajes, se toma las fotos, las sube al sitio y luego cobra. En celeb.tv, dice, se conecta con los usuarios que se suscriben pagando una mensualidad. Es por eso que ella debe subir entre tres y cuatro fotos por día para cada categoría: “Son distintos niveles, el básico tiene una cierta calidad de imágenes hasta el nivel más alto que tiene desnudos totales. Yo no hago porno, pero ahí cada uno es libre de hacer lo que quiera”.

En ese sitio también existe la posibilidad de contactarse y realizar chats y videollamadas que cuestan unos 9 dólares por minuto. Lo que ocurre allí es totalmente privado entre las dos personas.

Para el médico psiquiatra, Enrique Stola, las mujeres practican esta actividad porque hay hombres que lo consumen. Hombres que fueron educados de manera tal que creen que hay mujeres que están siempre a disposición, sin respetar el cuerpo.

“Quienes dicen que lo hacen porque les gusta exponerse no pueden entender que en realidad profundizan el deseo masculino. Ellas pueden decir que son feministas, pero en realidad tienen una mirada machista”, explica Stola y suma: “No tiene que ver con una patología. Son conductas sociales. Ellas mismas fueron educadas con una mentalidad machista, con códigos relacionados a los hombres que organizaron el mundo”.

“Vivimos en una sociedad donde la imagen y el feedback tiene mucha importancia. Si no, no habría tanta intimidad compartida en redes sociales”, agrega Stola.

La modalidad no es nueva, pero está en pleno auge y crece de manera exponencial. Forma parte del cambio de época que tiene que ver con las nuevas tecnologías y las nuevas formas de relacionarse.

Dede la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) están al tanto de esta situación y les preocupa: “Nunca se va a poder controlar dónde llegan las fotos que se suben a las redes. Hay que cuidar la privacidad, ya que las imágenes pueden ser vistas por millones de personas que pueden hacer algo bueno y algo malo con ellas”, dice Marcelo Colombo, titular de PROTEX.

“Los riesgos de entrar en esa actividad es que uno ya no tiene más gobierno de ese material y puede caer en manos de personas equivocadas. Hay que dejar en claro que no es una actividad absolutamente naif. A partir de allí pueden extorsionar, utilizar esa imagen de otra manera”, añade Colombo.

Para ejemplificar lo que dice el especialista vale contar lo que pasó en febrero de este año en México, donde una joven de 19 años se suicidó en el baño de su casa cuando fotos que ella misma había subido cayeron en manos de personas equivocadas que empezaron a divulgarlas por todos lados. Es que la actividad se replica de manera global. México y Colombia son dos de los países donde las autoridades gubernamentales están más preocupadas para actuar ante las reiteradas denuncias que empiezan a llegar.

Bárbara Pardo es otra de las tantas que usa Instagram para publicitarse. Ella además es personal trainer y estudiante de Farmacia. No oculta su “trabajo freelance” como ella misma les dice a las fotos que vende: “Las redes las uso para mostrarme y darme a conocer, es mi publicidad. El objetivo es que luego quieran pagar el pack”. Bárbara utiliza la plataforma Patreon donde el contacto nunca es personal: “Me ofrecieron salir o tener sexo, pero no es lo que busco. Yo no veo a las personas, aunque estoy segura que juntaría mucho más dinero, pero no es mi intención”.

La entrada Alerta en Instagram se publicó primero en Sin Mordaza.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba