Provinciales

¿Paco en Rosario?: la tragedia de la droga tras un cartel de amor

Un pasacalle en el centro revela el consumo de pasta base en la ciudad. Advierten que este tipo de sustancia concentra químicos de muy mala calidad.

Un pasacalle en el centro de Rosario conmueve a un periodista, que le toma una foto y la comparte en Twitter. “Gugu, me sacaste del paco. Sos una mina de oro”, se puede leer contra el cielo recortado de edificios y cables cruzados.

Paco. ¿Se consume paco en Rosario? Sobre esa pregunta se le consultó al respecto al psiquiatra Gustavo De la Vega, especialista en adicciones sobre este particular consumo, históricamente asociado con el Gran Buenos Aires y no con el territorio local. “Sí, suele haber algún caso”, confirmó ante la inquietud. Luego, advirtió en ese sentido: “Hay que aclarar que cuando se habla de paco no se sabe bien a qué se refiere. A veces es la pasta base o basuco que es la materia prima con la que se hace la cocaína. Y a veces se le dice paco a lo que queda de ese proceso”. “Sea una cosa u otra –señaló–el problema es la alta cantidad de productos químicos que tiene”.

De la Vega, con amplia experiencia en el tratamiento de consumo de drogas, consideró que existe “un alarmante consumo en precocidad y en la amplitud del consumo”. Según precisó, cada vez es más frecuente tratar adolescentes. “Son chicos de 14 o 15 años que ya tienen un antecedente de consumo severo de psicofármacos, estimulantes, marihuana y cocaína”, manifestó. Y ahondó: “Precozmente se encuentran cuadros dramáticos y trágicos porque además las respuestas son de muy mala calidad. Porque el consumo creció exponencialmente pero las respuestas son del pasado, la situación crece en complejidad y las ofertas de servicio son de poca calidad”.

Consultado sobre el contenido del cartel, el profesional observó: “Hemos tenido algunos casos pero en nuestra experiencia es muy raro que una persona sola consuma esa sustancia, sino que lo que se ve son personas que tienen períodos en los que se involucra con esta serie de productos, como también existen oleadas. Por ejemplo, en los últimos tiempos se fuma cocaína” y añadió: “Es más que preocupante, lo que vemos es la combinación por períodos de las adicciones”.

Por último, sobre la posibilidad de que el afecto sea “curativo”, alertó: “El amor no alcanza, además de los afectos la persona que consume y sale debe continuar su vinculación terapéutica porque la recaída es frecuente. Cualquier tratamiento tiene ese riesgo pero no quiere decir que haya que abandonarlo”, terminó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba