Inicio / Provinciales / “Usurpar es un delito igual que robar”

“Usurpar es un delito igual que robar”

Usurpaciones en Avellaneda

Usurpar es apoderarse injustamente y de forma violenta de una propiedad que pertenece a otra persona o a toda la comunidad. ¡Es un delito igual que robar!, expresa el comunicado del Centro Industrial y Comercial de Avellaneda. Piden jueces y fiscales competentes.

Por ello y de acuerdo a los hechos de público conocimiento que acontecen en los últimos días en las ciudades de Avellaneda y Reconquista, el Centro Industrial y Comercial de Avellaneda repudia este accionar ilegal y exige la inmediata intervención de las fuerzas de seguridad, fiscales y jueces competentes.

Como ciudadanos, integrantes de esta institución, nos sentimos cansados de la inseguridad e impuestos abusivos que cada día hacen más difícil la convivencia, sumado a un constante acoso de personas sin escrúpulos que exigen los mismos bienes y servicios que pagamos todos los contribuyentes.

Desde nuestra institución llamamos a toda la comunidad a decir ¡basta!

Te puede interesar...

Ballerini: “Se está avanzado en una agenda contraria a la vida”

El Licenciado y Profesor de Nivel Medio y Superior en Teología (SITB) y Magister en Ética Biomédica (UCA), Gabriel Ballerini visitó la ciudad de Reconquista y realizó una disertación ante una multitud. Recorriendo el país, con la ciudad de Reconquista en agenda, Ballerini disertó sobre el valor de la vida y de la familia, “que como argentinos queremos ver plasmado sobre todo en nuestro país”, dijo a este medio. “Vemos con preocupación cómo se está avanzando con una agenda que es contraria a la vida, que es contraria a la familia, que es contraria a los valores que nos han caracterizado como sociedad desde nuestra fundación como país. Estamos teniendo este tipo de charlas para abrir los ojos frente a lo que ahora vemos, una tendencia y una promoción por parte del gobierno en la ideología de género que es todo una cosmovisión que atenta contra el buen vivir de los argentinos”, señaló Ballerini. P: – ¿Preocupa esta situación? G.B.: Preocupa enormemente. Ante todo este tema que se manifiesta con el tema ideológico en género, quiero marcar la diferencia: una cosa es tener un país inclusivo, democrático, no discriminatorio, abierto a todos, por supuesto que cada uno elija vivir el estilo de vida que quiera en cuanto a su intimidad, su sexualidad, su autopercepción, es decir, todo lo que está en juego. Ahora, cuando el Estado empieza a sancionar leyes que son punitivas como el caso del médico (Rodríguez Lastra) que quiso cumplir con su deber como médico, estudio para salvar al vida, y resulta que hay un Estado que lo está imputando, vamos a ver si la justicia sanciona este caso. Vemos con preocupación cómo hay un Estado que está defendiendo los derechos de cierto sector de los ciudadanos, pero de alguna manera avasallando, vulnerando los derechos de otro sector de la ciudadanía. Eso hace que haya colisión legal y es un problema. La verdada que en nuestro país debemos aprender a vivir en democracia, a respetar al otro, tolerarnos, y defender los derechos de cada sector. P: Gabriel, ¿podés fundamentar el Si a la Vida? G.B.: Es fundamental para una Estado que se llama democrático, para un Estado que quiere realmente dar lo mejor a sus ciudadanos. Un país que no respeta la vida, es un país que no tiene esperanza, que no tiene futuro. El derecho y el respeto a la vida es el primer derecho humano fundamental por excelencia. Desde el punto de vista biológico hay vida humana desde la concepción, desde le punto de vista legal es un derecho humano. Desde cualquier ángulo que uno quiera analizarlo, el derecho a la vida es fundamental para cualquier país de bien. P: En medio de este debate entre “celestes” y Verdes” se nota una grieta muy amplia y mucha violencia. ¿Cual e tu percepción? G.B.: La principal grieta es tener un país con un sector de la sociedad que respeta leyes y quiere vivir en armonía con el resto, y otro que no respeta nada. La marcha del encuentro nacional de mujeres, que no se si llamarlo de esa manera, porque fue una horda de vandalismo qu destrozó a la ciudad de Trelew, rompieron casas, edificios, 50 mujeres entraron a un restaurante, almorzaron, se levantaron y se fueron sin pagar; avasallaron lugares públicos. Vivir en democracia no que cada uno haga lo que quiera, tiene que haber orden, tiene que haber un respeto por el otro. cómo argentinos tenemos que ver qué país queremos construir, es decir, hacia qué tipo de sociedad queremos avanzar.