Inicio / Nacionales / Murió un alumno del colegio Northlands por la bacteria del estreptococo

Murió un alumno del colegio Northlands por la bacteria del estreptococo

Ya murieron siete personas por esta infección.

Un nene de dos años que iba al jardín de infantes del colegio Northlands de Olivos murió por una infección causada por la bacteria estreptococo, que ya causó otras seis muertes en el país. El chiquito estaba de vacaciones en el exterior con su familia cuando le aparecieron los síntomas.

La institución informó en un comunicado que se trata de Pedro Loyudice y envió sus condolencias a sus padres y su hermana, que también es alumna del colegio. “La pérdida de Pedro fue un terrible golpe para todos nosotros”, manifestaron las autoridades.

Ante la preocupación por la expansión de la bacteria Streptococcus pyogene -o estreptococo- las salas de emergencia de los hospitales del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) implementaron un test “rápido” que permite identificar la afección en los pacientes e iniciar de inmediato el tratamiento adecuado.

Con la muerte del nene de dos años ya son siete las personas que murieron producto de esta bacteria, mientras que una nena de cinco años permanecía internada en la sala de terapia intensiva del Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata. En este contexto, es de vital importancia identificar rápidamente la presencia del estreptococo, por lo que el test consta de cuatro simples pasos.

Una vez que el médico toma una muestra del paciente por hisopado de los pilares amigdalinos sin tocar el paladar y la lengua, se coloca en el tubo de reacción cuatro gotas del reactivo de extracción “A”, más cuatro del “B”. En el segundo paso, se sumerge el hisopo, luego se lo agita enérgicamente y al retirarlo se lo escurre contra las paredes del tubo. El paso 3 consiste en colocar la tira reactiva que debe ser incubada entre 10 y 15 minutos. Tras ese lapso de tiempo se leen las bandas.

El último paso, y más importante, es la interpretación del resultado. Aquí se debe tener en cuenta un detalle importante: cualquier línea por más tenue que sea, debe ser considerada positiva. En otras palabras, el niño o adulto porta la bacteria.

Por su parte el jefe de Infectología del Hospital Gutiérrez, Eduardo López, buscó llevar calma a la población y aclaró que “no hay un brote y no hay vacuna que lo prevenga”. Por eso, remarcó la importancia de detectar los síntomas y llevar a tiempo a los chicos al médico.

Los síntomas son dolor de garganta, con fiebre alta y molestia para tragar o lesiones en la piel en forma de granitos o pequeñas lastimaduras. “Las lesiones pueden parecer benignas, pero hay que controlarlas sobretodo cuando molestan o duelen. Esta bacteria tratada precozmente con antibiótico evoluciona perfectamente y la mortalidad es bajísima. Fueron casos son excepcionales”, dijo el médico a TN.

El streptococcus pyogenes es una de las principales responsables de generar infecciones de garganta en los niños, como la faringitis o las anginas. López dijo que se trata de la misma bacteria que produce la enfermedad de la escarlatina que, cuando pasa a sangre e impacta en otros órganos, da la forma de enfermedad invasiva que es grave y fallecen del 20% al 30% de los infectados. Sin embargo, insistió en que los cuadros que pasan a sangre son excepcionales y suelen ocurrir en pacientes con infecciones previas por varicela o que reciben alguna droga inmunosupresora. Por otro lado, indicó que se contagia por vía aérea o por lesiones de piel cuando uno se rasca, por ejemplo.

Te puede interesar...

Investigarán si las empresas de los “cuadernos de las coimas” fueron clientes del hotel que se adjudica a Cristina Kirchner

Las ramificaciones de los cuadernos de las coimas podrían complicar a Cristina Kirchner en otro expediente que la tiene en la mira. Ahora la justicia busca determinar si las empresas acusadas de pagar sobornos a exfuncionarios “K” contrataron habitaciones en el hotel Waldorf, adquirido en 2009 por Osvaldo “Bochi” Sanfelice, socio de Máximo Kirchner acusado por Margarita Stolbizer de ser testaferro de la exfamilia presidencial. Mientras espera el resultado de la pericia contable que determinará si Sanfelice tenía la capacidad financiera para adquirir el hotel, el juez federal Daniel Rafecas le pidió al Departamento de Investigaciones de Delitos Económicos de la Prefectura Naval Argentina una tarea extra: el listado completo de empresas que pagaron por servicios de hospedaje. El objetivo es cruzar datos y comprobar si las firmas mencionadas en la causa de los cuadernos de las coimas utilizaron las habitaciones del Waldorf para lavar dinero. Hasta el momento la pericia debía analizar la relación comercial entre el hotel y las empresas Odebrecht, CPC (constructora de Cristóbal López) y Valle Mitre S.A. (propiedad de Lázaro Báez). Stolbizer denunció que el Waldorf emitió facturas a nombre de estas constructoras, proveedoras de obra pública durante el kirchnerismo. Ahora este punto se amplió y los peritos deberán analizar la totalidad de los registros y confeccionar un listado con cada una de las firmas que pagaron por los servicios del hotel ubicado en la calle Paraguay 450. En caso de detectar que entre los clientes del Waldorf se encuentra alguna de las empresas constructores, transportistas y de corredores viales vinculadas al expediente que lleva adelante el juez Claudio Bonadio, se verificarán los montos pagados por el servicio y de qué forma se abonaron, además de la duración de la estadía. El análisis permitirá identificar posibles maniobras de lavado de dinero mediante la falsa ocupación de habitaciones. Pericias El informe final de la Prefectura está retrasado y se entregaría antes de fin de año. La pericia tiene tres ejes aunque uno central: determinar si Sanfelice puede justificar los US$ 1.750.000 que utilizó para adquirir el hotel. El análisis establecerá si el socio de Máximo poseía ese dinero o si alguien se lo prestó. De ser así, la investigación comenzará a rastrear al verdadero dueño y la causa giraría directamente hacia la expresidenta. Pero además el trabajo pericial analiza los registros de huéspedes del Waldorf para determinar si allí se simuló la ocupación de habitaciones, una maniobra de lavado por la que los Kirchner son investigados en las causas Hotesur y Los Sauces. En mayo TN.com.ar reveló que la pesquisa había posado su mirada sobre siete pasajeros que negaron ante la justicia haberse hospedado allí o aseguraron no recordar si estuvieron en el lugar. Del listado formaban parte María José González, Alberto Osvaldo Toledo, Héctor Federico Branca, César Dimas Cáceres Gil, Fabián Roberto Pastoriza, David Alberto Tressens Ripoll y Juan Pablo Flores. El magistrado le había pedido a la Prefectura que informe si se encuentra registrada en la facturación del Hotel el pago de estos pasajeros y si utilizaron tarjetas de crédito o débito. Fuentes judiciales adelantaron a este sitio que la documentación demostraría que los pasajeros se hospedaron en el hotel aunque algunos casos fueron extraños. En una primera visita a la justicia, Toledo negó enfáticamente haber utilizado los servicios del Waldorf, pero meses después aceptó que junto a su esposa durmió en el hotel. Lo llamativo es que según una presentación de Silvina Martínez, abogada de Margarita Stolbizer (impulsora de la causa), todas estas personas habrían pasado por la habitación 902, la misma que según los registros del hotel fueron ocupadas durante ocho años por Estela Rezuc y José Zambón, un matrimonio de Neuquén que ingresó al cuarto el 1º de enero de 2006 y lo abandonó el 5 de septiembre de 2013. Para la abogada los pasajeros fueron utilizados sin su consentimiento para lavar dinero. Sanfelice contestó que fue un problema en el sistema. Más rapidez En los primeros días de septiembre, la Cámara Federal porteña le ordenó a Rafecas que agilice la causa en la que se investiga a Sanfelice. El tribunal también le sugirió que embargue el hotel al ratificar a la exdiputada Margarita Stolbizer como amiga del tribunal en la causa. El fallo de la cámara integrada por los jueces Martín Irurzun y Leopoldo Bruglia solicitó, además, que los investigadores “eviten producir evidencia ya generada en otros procesos”, en referencia a la Ruta del dinero “K”, Hotesur y Los Sauces.