Inicio / Provinciales / Vera tiene su Juzgado de Familia

Vera tiene su Juzgado de Familia

El presidente de la Corte Suprema, Dr. Rafael Gutiérrez, puso en funciones a su titular Dr. Conrado Chapero, con la presencia del senador Osvaldo Sosa, el intendente Reynaldo Fabbroni e integrantes del Colegio de Abogados de la 4ta. Circunscripción de Vera.

En un acto cargado de emotividad Rafael Gutiérrez tomó el juramento de práctica al nuevo juez y recordó su paso por los Tribunales de Vera en el comienzo de su carrera, cuando tenía 25 años, “aquí aprendí a conocer otras cosas, además de la calidad humana de los verenses”, señaló.

En lo que respecta a este nuevo juzgado aclaró que “empieza de cero y acerca la Justicia a la gente en un ámbito muy particular donde juegan mucho los sentimientos y hay que mediar entre las personas”.

Siempre escuché los reclamos del interior, por eso trato de estar siempre en cada lugar, a lo largo y a lo ancho de la toda la provincia“, concluyó.

Por su parte, el senador Osvaldo Sosa abonó lo dicho por el presidente de la Corte al remarcar que “Vera aporta cosas muy importantes que constituyen un valor agregado a las personas que llegan, es una propiedad de los verenses que se traducen en emociones como las que nos exhibió hoy el Dr. Gutiérrez“.

Con referencia a nombramiento del Juez Conrado Chapero consideró que “es el resultado de una larga lucha iniciada por su antecesor Hugo Pucheta y viene a dar respuesta a viejos problemas que esperaban una solución “.

El hecho de que el presidente de la Corte Dr. Rafael Gutiérrez haya venido a Vera para ponerlo en funciones nos llena de orgullo“, destacó.

Te puede interesar...

El Concejo aprobó dos ordenanzas para promover “el compre local”

Con las gradas pobladas por trabajadores de distintos gremios, el Concejo Municipal aprobó dos iniciativas -una de autoría de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), y otro del edil Eduardo Toniolli-, orientadas a fortalecer políticas de “compre local” en las licitaciones del Estado municipal. “El espíritu de estas dos iniciativas es el de mejorar las oportunidades para las empresas que producen en Rosario, para evitar que se compren afuera productos que tenemos a mano en la ciudad”, argumentó el concejal Toniolli en el marco del debate en el recinto. “A la caída del consumo y los tarifazos, se le sumó a principio de año la eliminación por parte del gobierno nacional de las licencias no automáticas para importar más de 300 productos, que hoy entran al país sin ningún estudio previo de su impacto en las economías regionales”, manifestó el edil justicialista, y sentenció: “es necesario avanzar con políticas económicas contracíclicas desde los Estados locales, que ofrezcan al menos un poco de oxígeno a la producción y el trabajo de la región, en medio de un bestial ataque a la industria perpetrado por el macrismo”. El proyecto presentado por la UOM, denominado “Compre trabajo rosarino”, permitirá que las pymes locales tengan la chance de re-ofertar en el marco de las licitaciones públicas del Estado municipal para la compra de bienes o contratación de servicios, en caso de que otras empresas no alcanzadas por este beneficio hayan realizado ofertas hasta un 7,5% más bajas. La segunda iniciativa aprobada, en este caso de autoría de Toniolli, crea el “Programa de Fortalecimiento de Proveedores Locales”, cuyo objetivo es el acompañamiento y apoyo desde la Secretaría de Producción a empresas locales, de tal manera que puedan alcanzar los estándares requeridos por la Municipalidad de Rosario a proveedores de las diferentes áreas de gobierno. El impulsor del proyecto ejemplificó con las compras de luces led a principios de año por parte del Municipio, anuncio que en su momento generó la inquietud del gremio metalúrgico local, y movilizó la confección de ambas propuestas: “hay pymes rosarinas que fabrican luces led para autos y para interior, este programa debería permitir que -con ayuda estatal- se tecnifiquen y adapten su producción para poder proveer a nuestra ciudad de luminaria pública, y que no tengamos que recurrir a la importación desde China u otros países”. “Defender el trabajo rosarino debería ser hoy un imperativo categórico de los gobernantes”, afirmó Toniolli.