Inicio / Deportes / La Selección menos querida de Rusia 2018: una sola fanática los recibió en el aeropuerto

La Selección menos querida de Rusia 2018: una sola fanática los recibió en el aeropuerto

Una sola fanática recibió al seleccionado de Suecia

El seleccionado de fútbol de Suecia, integrante del grupo F junto a Alemania, México y Corea del Sur, fue recibido este martes por una sola simpatizante a su arribo a Rusia para la participación del Mundial, que comenzará el jueves.

El avión que trasladó al conjunto sueco llegó con retraso al pequeño aeropuerto de la ciudad de Gelendzhik, a orillas del Mar Negro, y sólo había una fanática con una bandera sueca esperando a los futbolistas, de acuerdo a lo que publicó el diario sueco Sportbladet.

Margot, de 15 años y residente en la ciudad rusa, ni siquiera pudo tener contacto con los jugadores, que fueron llevados directamente al ómnibus que los trasladó al hotel donde estarán alojados durante el torneo.

El conjunto dirigido por Janne Andersson realizó por la tarde una práctica abierta al público y luego el técnico y el capitán Andreas Granqvist dieron una conferencia de prensa.

Suecia integra el Grupo F del Mundial y debutará ante Corea del Sur el lunes 18. Luego se medirá ante Alemania (23 de junio) y cerrará su participación en la fase de grupos ante México, el 27 de ese mes

Te puede interesar...

A Suárez se lo vió impreciso en su arranque en Rusia

El pistolero no hiere. Dispara pero no lastima. Impreciso en la puntería, Luis Suárez debutó en Rusia 2018 con buenas ocasiones de gol pero sin generar daño. En un partido controlado prácticamente por Uruguay desde el comienzo, el jugador del Barcelona tuvo la primera ocasión de gol del partido. Asistido por Cavani, quedó mano a mano con Ahmed el-Shenawy y, en el vértice del área chica, impactó el balón que un segundo más tarde terminaría dando en la rodilla del arquero egipcio, quien reaccionó a una gran velocidad. Minutos más tarde, Suárez tuvo otra oportunidad en sus botas, pero del lado izquierdo. El uruguayo volvió a quedar frente al portero africano y tampoco pudo capitalizar la ocasión. Su capacidad de respuesta fue más lenta que el achique de Ahmed, que se quedó con el control de la pelota sin siquiera permitirle enganchar.