Inicio / Nacionales / El bosque que esconde el horror: las fosas de los 800 niños de Tarnow asesinados por los nazis

El bosque que esconde el horror: las fosas de los 800 niños de Tarnow asesinados por los nazis

Los niños del “orfanato”: ninguno tenía más de 8 años (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

Un bosque silencioso, de una belleza inusual, esconde una historia desoladora, que rompe el corazón. Árboles altos, fuertes, majestuosos. La elegancia de las hojas caídas con armónico desorden sobre el césped, las flores de colores tenues engalanan el cerrado bosque, los pájaros dejan oír su canto ahí dentro, en ese paraje de ensueño, el espíritu se hiela. El aire es denso y la atmósfera de dolor se impone. El horror está en el aire.

Tarnow era una pequeña ciudad polaca con una vida cotidiana tranquila, una vida de provincias. Sus habitantes reían, lloraban, trabajaban, se divertían. Se enamoraban, se peleaban. Cada uno tenía su oficio. Había sastres, relojeros, zapateros, médicos, policías, artistas y abogados. Pero el ritmo y la historia de la ciudad se modificó, como todo, cuando la atravesó la Segunda Guerra Mundial.

Fueron llevados al bosque para ser fusilados (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

Ya nada volvería a ser lo mismo. La invasión alemana se hizo sentir con la persecución a los judíos. El orden fue el de siempre, el método nazi: primero la reclusión en un gueto; luego, la Solución Final.

Alrededor de 10 mil personas de Tarnow fueron masacradas: más de 6000 judíos y unos 2000 polacos católicos. En junio de 1942 se produjo el pico de alienación y barbarie.

En junio de 1942 masacraron a 6.000 judíos y a 2.000 polacos católicos (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

Los habitantes de Tarnow fueron arriados a unos 10 kilómetros de su pueblo, al sereno bosque de Buczyna en Zbylitowska Gora. Allí, entre los árboles inmensos con varios siglos de antigüedad, se produjo la masacre. Los fusilamientos se daban con sádica y pertinaz constancia.

Los cuerpos se apilaban uno sobre otro. Una montaña de cadáveres en la que se hacía imposible determinar dónde empezaba uno y dónde terminaba otro. Alguno polacos lograban una corta sobrevida cavando las fosas en las que serían escondidos (ese era el fin: esconderlos, no darles una sepultura digna) los cuerpos.

Los nazis fusilaron a 10 mil personas de la pequeña ciudad polaca (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

A los soldados nazis se les presentó otro problema que no habían calculado pero que resolverían con similar crueldad. Los hijos pequeños de estos padre y madres aniquilados habían quedado depositados en una casa de pequeñas dimensiones, de apenas dos ambientes, en el que en uno de sus típicos eufemismos los nazis habían bautizado como orfanato.

Los chicos, encerrados, caminaban entre sus propios excrementos, con hambre. Los llantos y los gritos eran desgarradores. La decisión no tardó en tomarse: serían masacrados (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

Bajo el cuidado de nadie, separados de sus padres para siempre, los chicos –había bebés y los más grandes apenas tenían 8 años– hacinados, sin alimentos, sin bebidas, sin las menores condiciones de higiene, permanecieron varios días sin que nadie les prestara demasiada atención.

Los cuerpos en las fosas del bosque. Algunos lograban una sobrevida cavando para ocultarlos (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

Los chicos, encerrados, caminaban entre sus propios excrementos, con hambre, los llantos y los gritos eran desgarradores. La situación se tornó insoportable. La decisión no tardó en tomarse. Esos niños serían masacrados.

Alrededor de 800 fueron transportados al bosque de Zbylitowska Gora y fusilados en medios de llantos, gritos y desesperación. No puede haber nada que se acerque más a una escena dantesca que eso. Luego fueron depositados en las fosas cavadas en medio del bosque.

Una de las víctimas frente al pelotón de fusilamiento (Foto: Archivo Walter Von Reichenau)

August Hafner, comandante nazi presente en el lugar, alguna vez, años después de la masacre, contó: "Los niños iban siendo traídos al medio del bosque en un tractor. Los bajaban a la fuerza, los alineaban y luego les disparaban en la nuca. Iban cayendo uno a uno en la fosa. Los sonidos eran indescriptibles: nunca olvidaré esas escenas por el resto de mi vida, es muy duro vivir con eso. Recuerdo muy especialmente a una pequeña niña pelirroja que me agarró de la mano cuando pasó por al lado mío. Ella también fue ejecutada".

El grupo argentino de Marcha por la Vida visito las fosas de Tarnow y recordaron lo sucedido en ese lugar (Foto: Victoria Bornaz)

En la actualidad, luego de atravesar unos estrechos y sinuosos caminos se ingresa al bosque. Las fosas se alojan en medio de los árboles altísimos.

Los jóvenes en el bosque de Buczyna, en Zbylitowska Gora

En medio del predio se encuentra un monumento con un gran honor y que pide por el honor de las víctimas que yacen allí.

Las cercas azules delimitan la tumbas de los judíos de la blanca, la de los polacos católicos

De allí derivan algunos senderos que recorren un par de pendientes y que llevan hasta las fosas. Las hay cercadas de azul y otras de cercas blancas. Las primeras corresponden a judíos y judías. Las blancas a polacos. Pero hay una más que rebalsa de dibujos, juguetes, velas y fotos. Es la fosa de los niños masacrados por los nazis.

Monumento para conmemorar a las víctimas judías de Tarnow que fueron fusiladas  por los nazis

El equipo de rodaje de Marcha por la Vida estuvo ayer en el lugar. Mario Borovich, su director de contenidos y guionista, expresó: "Mientras miro las fosas no puedo dejar de preguntarme cómo la humanidad es capaz de semejante salvajismo".

Se pueden ver diferentes objetos en memoria a los niños y niñas que murieron en ese bosque en 1942

"Es imposible estar ahí sabiendo lo que ocurrió, sin preguntarnos por qué. Y no alcanzan las explicaciones, sobre todo al ver la fosa donde están los niños. Ese espacio conmueve inevitablemente. Es el lugar donde cualquier intento de explicación de los hechos se vuelve más frágil que las hojas secas que contrastan el verde del bosque donde están las fosas", dijo emocionado.

El grupo argentino visitó las fosas de Tarnow y recordaron lo sucedido en ese lugar

Por su parte Victoria Bornaz, productora ejecutiva y fotógrafa, narró su experiencia: "Pensar en el martirio de los más pequeños hace que se te cierre el estómago. Nadie puede pasar por aquí sin sentir la injusticia, un profundo dolor y con preguntas sin respuestas"

Marcha por la Vida en Tarnow

"Pienso en mi hijo Amadeo, pienso en sus manitos y en su sonrisa y en él veo a la de todos esos niños que no pudieron seguir viviendo. Camino un poco entre los árboles, escucho un ratito el viento, me seco las lágrimas y me voy con el compromiso de hacer todo lo posible en cada oportunidad que se me presente para que la sonrisa de un pequeño sea más duradera".

Peluches y juguetes en la tumba de los niños fusilados por los nazis (Foto: Victoria Bornaz)

El clima de congoja, recogimiento y dolor perpetuo que atraviesa ese bosque es difícil de transmitir. El silencio se impone. El silencio clama por justicia. Ese silencio grita de manera permanente, en un alarido que no se apaga nunca, que no se olvide a esos chicos. Que ese recuerdo sea el que impida que la barbarie vuelva a suceder.

Fotos: Archivo Walter Von Reichenau y Victoria Bornaz

SEGUÍ LEYENDO:

Marcha por la vida: un frío y estremecedor amanecer en Auschwitz

Marcha por la Vida: un día en Treblinka, la macabra fábrica de la muerte

Marcha por la Vida: 13 mil personas caminaron juntas para rendir tributo a las víctimas del genocidio nazi

Te puede interesar...

Hallaron un sitio arqueológico prehispánico en las arenas de Punta del Este

El balneario uruguayo de Punta del Este es conocido por sus visitantes VIP y el glamour de sus veranos soleados, pero también alberga, en plena playa, un sitio arqueológico con rastros de indígenas que poblaban la zona antes de la llegada de los españoles.El lugar está ubicado en la Playa Mansa, una de las más populares de Punta del Este, y exhibe evidencias de "distintas etapas del proceso de fabricación de instrumentos", cuenta la arqueóloga de la Universidad de la República Marcela Caporale, descalza sobre una de las cuadrículas de excavación.En su mano derecha sostiene un trozo de cuarzo afilado, al que le fueron moldeadas las aristas con el fin de cortar. Es una de las tantas piezas que junto con morteros, boleadoras, pesos de red y un sinnúmero de lascas han ido encontrando en las últimas semanas cuando destaparon un sitio que permanecía escondido."Los restos óseos (de animales) nos dicen que hubo consumo o tratamiento" de alimentos en el lugar, afirma la científica mientras su colegas colocan delicadas marcas en cada uno de los puntos donde extraen evidencias de una cultura que aún deben estudiar.El lugar atrae a algunos turistas que todavía deambulan por la playa luego de la temporada estival.Caporale querría que el lugar, que quedó al descubierto luego de un temporal de viento y lluvia que empujó las olas hasta los médanos en 2016, fuera preservado como registro histórico para los visitantes.Pero las posibilidades de que eso ocurra son pocas y sabe que corre contra el reloj, porque la municipalidad de Maldonado, que gestiona Punta del Este, realizará una mega obra de ingeniería en el lugar para evitar que el mar barra nuevamente las arenas que son, en definitiva, las que permiten la existencia de la playa.Dudas y certezasLos arqueólogos trabajan como detectives. Están seguros de que en el lugar "hubo fabricación de instrumentos. Las lascas y (objetos) pulidos" así lo demuestran, explica Caporale.Pero aún deben determinar si los materiales que encuentran provienen del lugar o fueron traídos desde más lejos; si los primeros pobladores del territorio uruguayo actual, que quizás se instalaron en ese lugar temporalmente, guardan relación con otros grupos humanos ya estudiados; si se movían por la zona y qué relación tenían con el mar circundante.El también arqueólogo Eduardo Keldjian tiene a su cargo el estudio de los fondos marinos cercanos, en un intento por determinar si pueden encontrarse evidencias complementarias bajo el mar que baña Punta del Este, el mismo que disfrutan miles de turistas durante el verano austral y que resulta un atractivo cultural y económico para Uruguay.El trabajo de Keldjian tiene un desafío adicional: muchos coleccionistas han recolectado durante años restos en la zona, a veces por transformaciones urbanas que dejaron sitios arqueológicos expuestos, y ahora los científicos buscan "identificar el origen" de esos materiales.De lo que aparezca bajo el mar y de lo hallado en las excavaciones en la arena, surgirán comparaciones clave y, en el mejor de los casos, se podrán relacionar los nuevos hallazgos con piezas pendientes de identificación."Aspiro a que (el trabajo) permita contextualizar otros datos, colecciones y restos humanos que hay y que hoy no tienen contexto (histórico, cultural o étnico) asociado", explica Caporale.Antes de los charrúasLa principal hipótesis de los científicos es que los restos encontrados datan de 1.300 años.Eso ubicaría a las poblaciones que hoy estudian en épocas anteriores a los charrúas, los rebeldes indígenas que dominaban el territorio al este del río Uruguay, brutalmente exterminados en el siglo XIX, y gracias a quienes se describe a la selección nacional de fútbol por su "garra charrúa".El objetivo final del proyecto arqueológico: "Reconstruir modos de vida".Luego de la primera etapa de excavación, los arqueólogos harán un modelo del lugar en tres dimensiones y análisis de laboratorio con los que buscarán determinar, por ejemplo, si era una zona de asentamiento o de paso.En el lugar, las excavaciones avanzan lento, estrato por estrato. Cada capa relevada tiene cinco centímetros de espesor de una tierra arenosa que es removida con absoluta delicadeza para evitar el deterioro de cualquier elemento de valor científico.Las lascas, que muestran que en esa zona terminaban de afilarse instrumentos, aparecen una tras otra y son cuidadosamente clasificadas. La tierra desgranada pasa por un cernidor que permite recuperar los elementos más pequeños.Es un trabajo minucioso y detallado en lo que los arqueólogos consideran un "sitio taller" de indígenas aún desconocidos. Ese es el misterio último que esperan revelar.Por Mauricio Rabuffetti y Laura Berdejo – AFP MÁS SOBRE ESTE TEMA:Aparecieron diez grandes tortugas muertas en las playas uruguayas de Maldonado, Rocha y Canelones