Inicio / Provinciales / La espera mayor a 30 minutos será considerada “práctica abusiva”

La espera mayor a 30 minutos será considerada “práctica abusiva”

13-02-2018 | PROVINCIALES | ATENCIÓN AL PÚBLICO
La espera mayor a 30 minutos será considerada "práctica abusiva"

Regirá para instituciones públicas y privadas de Santa Fe que brinden servicios. Se establecen multas económicas y hasta la clausura de establecimientos en caso de no cumplir con la nueva ley.

Imagen ilustrativaImagen ilustrativa

El gobierno de Santa Fe publicó en su Boletín Oficial la norma que establece como "práctica abusiva" y contraria al "trato digno" la espera en el interior por un lapso mayor a treinta 30 minutos para la atención al público dentro del ámbito de la provincia de Santa Fe.

La norma regirá en entidades bancarias, financieras, mutuales de ayuda económica, empresas prestadoras de servicios públicos, compañías de telefonía móvil, medicina prepaga, servicios de televisión por cable y/o internet, entre otros.

La ley establece que cada usuario o consumidor que permanezca más de media hora para ser atendido podrá denunciar la infracción en un libro de quejas que deberá ser habilitado por la autoridad de aplicación. Dicho libro estará "ubicado en lugares visibles, contando con señalización adecuada para su libre utilización".

También podrán recurrir a formular reclamo ante la autoridad de aplicación provincial o ante las asociaciones de consumidores y usuarios constituidas como personas jurídicas reconocidas.

Se trata de una ley aprobada por la Legislatura santafesina y que tuvo su nacimiento en dos proyectos. Uno proveniente del Senado, a través de Lisandro Enrico (que se limitaba solo a las entidades bancarias y financieras) y otro del diputado Luis Rubeo, iniciativa que finalmente se terminó aprobando y ampliaba el abanico de espacios alcanzados por la ley. Ahora, el gobierno provincial deberá reglamentar en un plazo no mayor de noventa días.

Carteles obligatorios

A fin de garantizar el cumplimiento de la presente, las entidades alcanzadas deberán exhibir, con carácter obligatorio y a la vista del público, carteles indicativos donde se informe lo siguiente: "Señor usuario o consumidor, usted tiene derecho a saber que: Su tiempo de espera en las cajas de atención al público no debe superar los treinta (30) minutos. No debe esperar en el exterior a la intemperie, en condiciones de incomodidad para poder ser atendido. Se le informe la cantidad de personas en espera existentes y el tiempo estimado de demora en su atención. Así también, cuenta con la existencia del Libro de Quejas para efectuar los reclamos pertinentes".

La norma establece que los carteles deberán especificar los medios, direcciones y teléfonos para realizar las denuncias por las prácticas abusivas y obligaciones descriptas anteriormente.

Sanciones

La nueva ley señala que verificada la existencia de la infracción, quienes la hayan cometido "serán pasibles de las sanciones previstas en el artículo 47 de la Ley Nacional de Defensa del Consumidor N° 24.240". Independiente o conjuntamente, se le podrán aplicar las siguientes:

– Apercibimiento

– Multa de quinientos pesos ($ 500) a quinientos mil pesos ($ 500.000), hasta alcanzar el triple de la ganancia o beneficio ilegal obtenido por la infracción

– Decomiso de las mercaderías y productos objeto de la infracción

– Clausura del establecimiento o suspensión del servicio afectado por un plazo de hasta treinta (30) días;

– Suspensión de hasta cinco (5) años en los registros de proveedores que posibilitan contratar con el Estado

– La pérdida de concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales de que gozare.

Fuente: Sin Mordaza – Uno

Imprimir

Te puede interesar...

Poli: padres evalúan ir a la justicia para destrabar el conflicto docente

Debido al extenso conflicto que mantienen los gremios que representan a los docentes universitarios con el Ministerio de Educación de la Nación, un grupo de padres de alumnos del Instituto Politécnico de la ciudad evalúa la posibilidad de recurrir al ámbito judicial para efectuar un recurso de amparo con la intención de que se “garantice el derecho a la educación”, y que los estudiantes no sigan perdiendo jornadas de clase. Esta determinación se impulsó tras una reunión de padres autoconvocados que se realizó en la mañana de ayer en esta tradicional entidad educativa rosarina. En ese encuentro, expusieron una profunda preocupación porque sus hijos ya acumulan un mes sin actividades y si no aparece una posible solución al conflicto salarial de los maestros, tienen miedo de que puedan perder el año de cursado. “Hay varias puntas del reclamo. Una es que los estudiantes vuelvan a las aulas. Otra es que se respeten los horarios de consultas; que no aprieten con los exámenes a los estudiantes a último momento, y que la propuesta del gobierno nacional se haga de acuerdo a los tiempos que corren como para que tanto los docentes como la Universidad pública puedan tener financiamiento“, comentó Mario Melo, integrante del grupo de padres que promueve esta alternativa judicial para destrabar una situación que se presenta muy complicada. Y amplió: “Algunos comenzaron a trabajar en la posibilidad de un recurso de amparo. Entendemos que lo mismo ocurre en distintas ciudades como Mendoza, Córdoba y Buenos Aires, y es necesario tener una solución real en el ministerio de Educación de la Nación. Creemos que el derecho a la educación está por encima de otros derechos, y se debe conciliar con el derecho al trabajo“. En tanto, los padres, más allá de apoyar los reclamos salariales de los docentes, siguen solicitando a los referentes sindicales medidas diferenciales en las escuelas preuniversitarias como el Politécnico, el Superior de Comercio y la Agrotécnica de Casilda, ya que en esas instituciones educativas, a diferencia de las facultades, “las clases son presenciales, los chicos tienen menos autonomía y hábitos de estudio”, explicaron. Vale precisar que la medida de fuerza de los profesores universitarios comenzó el pasado 6 de agosto en las 57 universidades del país y amenaza con extenderse, ya que la oferta nacional no cubre el tremendo desfasaje que genera la inflación. En ese marco, la Conadu Histórica y siete organizaciones de base de Conadu, entre ellas la que nuclea a los docentes de la UNR (Coad), sostiene desde entonces una medida de fuerza por tiempo indeterminado. De la reunión de ayer en el Politécnico también participaron la directora del instituto, padres de alumnos del Superior, docentes y representantes de Coad, el gremio que los agrupa y que sostiene este extenso paro. En ese escenario de contrapuntos, los padres expresaron sus inquietudes, los profesores remarcaron su posición de lucha por una reconsideración salarial, y por encima de estos cruces, el ministerio de Educación de la Nación no interviene, y la Justicia se abre como un espacio de alternativa y presión dentro de un conflicto que suma cada vez más complicaciones. Varias alternativas “Recurrir al ámbito judicial sería la última alternativa, no queremos que se llegue a eso. Entendemos que el gobierno reaccionará antes. No puede haber tanta insensibilidad ante un tema ta importante“, confió Armando Mujica, del grupo de padres del Politécnico. “Después de la reunión nos fuimos con sensaciones positivas, porque cada vez hay más padres que se involucran. Si bien hay distintos matices y diferentes opiniones en las propuestas de acciones de protesta, creemos que son todas válidas, y sin dudas este fue otro gran llamado de atención para el gobierno nacional, para que mejore la propuesta. Acá, todos coincidimos en que la solución es tener a los chicos en las aulas y que los docentes tengan el mejor sueldo posible“, destacó Mujica. En relación a los próximos pasos, este papá contó que “seguiremos haciendo presencia en nuestro colegio y en el Superior. La situación está en manos del ministerio de Educación nacional, y si ellos no mejoran la propuesta, no se destrabará el conflicto“.