Inicio / Provinciales / Amsafé pide que la paritaria quede abierta durante todo el año

Amsafé pide que la paritaria quede abierta durante todo el año

13-02-2018 | GREMIALES | DOCENTES
Amsafé pide que la paritaria quede abierta durante todo el año

La titular del gremio, Sonia Alesso, dijo que, en un contexto inflacionario, "es necesario monitorear permanentemente el nivel adquisitivo del salario".

Sonia AlessoSonia Alesso

En un contexto económico signado por la incertidumbre inflacionaria, la secretaria general de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), Sonia Alesso, le reclamó al gobierno provincial la convocatoria urgente a discutir salarios "donde se establezca una recomposición de los sueldos docentes en un marco de paritaria abierta".

Los docentes privados nucleados en Sadop , en tanto, ya tienen previsto negociar con la pretensión de aumento "de entre un 20 al 25 por ciento", con la idea de "obtener a principios de año un buen acuerdo anual, pero con monitoreo permanente", explicó el titular del sindicato, Martín Lucero.

Ayer, en el Ministerio de Educación santafesino reinó el silencio aunque se especula que el llamado al sector docente podría concretarse en los próximos días.

Con la mira puesta en el 5 de marzo (comienzo del ciclo lectivo) tanto el gremio que nuclea a los maestros como el Ejecutivo santafesino empiezan la "previa" de la discusión salarial, en un 2018 donde las estimaciones inflacionarias son tan dispares como polémicas.

A la espera

La titular de Amsafé (quien a su vez conduce la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina) no se animó a volcar una pretensión de incremento salarial.

"Estamos haciendo esta semana un estudio sobre el impacto inflacionario. Pero además, hay muchos cambios en un año muy imprevisible: suba del dólar, tarifas y con índices oficiales que van quedando desacreditados. Cuantificar el impacto va a ser complejo", analizó Alesso, quien agregó a esta incertidumbre los impactos en sectores asalariados del pacto fiscal y la reforma impositiva.

"En este contexto, no se puede cerrar una paritaria para lo que resta del año. Debe ser abierta, porque seguramente se afectará el poder adquisitivo a lo largo del año", argumentó la gremialista.

El mecanismo de debate no fue el único punto que pretende Amsafé. Por el contrario. Apenas se conozca día y hora de la convocatoria del gobierno, el primer ítem que se pondrá sobre la mesa será un aumento que "compense lo que se perdió durante todo este tiempo y en una lógica neoliberal que insiste en el ajuste sobre los salarios".

En cuanto a la idea de imponer una cláusula gatillo que habilite una nueva discusión, si se supera determinado tope; Amsafé puso sus reparos.

"Si se da en forma unilateral, donde el que fija este mecanismo es la patronal, no sirve. Por eso insistimos con una paritaria abierta, en un 2018 imprevisible", remarcó Alesso.

Algo es seguro para los dirigentes gremiales. Los plazos deben acelerarse y dejar un impasse para negociar antes del comienzo de clases.

"Ya tendríamos que estar siendo llamados por el gobierno para comenzar a hablar", reclamó la dirigente sindical.

Revisión permanente

Desde Sadop, Lucero también se mostró expectante. "Nos deberían llamar esta semana, a lo sumo la semana que viene", dijo para dar precisiones de lo que los docentes privados buscan en materia de recomposición salarial. "Por arriba del 20 por ciento y entre este porcentaje y un 25 por ciento", adelantó Lucero para compartir con Alesso la idea de establecer una paritaria abierta.

"Tenemos que construir un buen acuerdo ahora y después establecer un monitoreo permanente para medir cómo impactarán las variables económicas y de esta forma someterlas a diversas revisiones", aclaró el dirigente sindical para justificar la idea de sellar un acuerdo salarial anualizado.

"Es necesaria la previsibilidad para los diversos componentes que integran la Educación", agregó el dirigente gremial.

Fuente: Sin Mordaza – Uno

Imprimir

Te puede interesar...

Poli: padres evalúan ir a la justicia para destrabar el conflicto docente

Debido al extenso conflicto que mantienen los gremios que representan a los docentes universitarios con el Ministerio de Educación de la Nación, un grupo de padres de alumnos del Instituto Politécnico de la ciudad evalúa la posibilidad de recurrir al ámbito judicial para efectuar un recurso de amparo con la intención de que se “garantice el derecho a la educación”, y que los estudiantes no sigan perdiendo jornadas de clase. Esta determinación se impulsó tras una reunión de padres autoconvocados que se realizó en la mañana de ayer en esta tradicional entidad educativa rosarina. En ese encuentro, expusieron una profunda preocupación porque sus hijos ya acumulan un mes sin actividades y si no aparece una posible solución al conflicto salarial de los maestros, tienen miedo de que puedan perder el año de cursado. “Hay varias puntas del reclamo. Una es que los estudiantes vuelvan a las aulas. Otra es que se respeten los horarios de consultas; que no aprieten con los exámenes a los estudiantes a último momento, y que la propuesta del gobierno nacional se haga de acuerdo a los tiempos que corren como para que tanto los docentes como la Universidad pública puedan tener financiamiento“, comentó Mario Melo, integrante del grupo de padres que promueve esta alternativa judicial para destrabar una situación que se presenta muy complicada. Y amplió: “Algunos comenzaron a trabajar en la posibilidad de un recurso de amparo. Entendemos que lo mismo ocurre en distintas ciudades como Mendoza, Córdoba y Buenos Aires, y es necesario tener una solución real en el ministerio de Educación de la Nación. Creemos que el derecho a la educación está por encima de otros derechos, y se debe conciliar con el derecho al trabajo“. En tanto, los padres, más allá de apoyar los reclamos salariales de los docentes, siguen solicitando a los referentes sindicales medidas diferenciales en las escuelas preuniversitarias como el Politécnico, el Superior de Comercio y la Agrotécnica de Casilda, ya que en esas instituciones educativas, a diferencia de las facultades, “las clases son presenciales, los chicos tienen menos autonomía y hábitos de estudio”, explicaron. Vale precisar que la medida de fuerza de los profesores universitarios comenzó el pasado 6 de agosto en las 57 universidades del país y amenaza con extenderse, ya que la oferta nacional no cubre el tremendo desfasaje que genera la inflación. En ese marco, la Conadu Histórica y siete organizaciones de base de Conadu, entre ellas la que nuclea a los docentes de la UNR (Coad), sostiene desde entonces una medida de fuerza por tiempo indeterminado. De la reunión de ayer en el Politécnico también participaron la directora del instituto, padres de alumnos del Superior, docentes y representantes de Coad, el gremio que los agrupa y que sostiene este extenso paro. En ese escenario de contrapuntos, los padres expresaron sus inquietudes, los profesores remarcaron su posición de lucha por una reconsideración salarial, y por encima de estos cruces, el ministerio de Educación de la Nación no interviene, y la Justicia se abre como un espacio de alternativa y presión dentro de un conflicto que suma cada vez más complicaciones. Varias alternativas “Recurrir al ámbito judicial sería la última alternativa, no queremos que se llegue a eso. Entendemos que el gobierno reaccionará antes. No puede haber tanta insensibilidad ante un tema ta importante“, confió Armando Mujica, del grupo de padres del Politécnico. “Después de la reunión nos fuimos con sensaciones positivas, porque cada vez hay más padres que se involucran. Si bien hay distintos matices y diferentes opiniones en las propuestas de acciones de protesta, creemos que son todas válidas, y sin dudas este fue otro gran llamado de atención para el gobierno nacional, para que mejore la propuesta. Acá, todos coincidimos en que la solución es tener a los chicos en las aulas y que los docentes tengan el mejor sueldo posible“, destacó Mujica. En relación a los próximos pasos, este papá contó que “seguiremos haciendo presencia en nuestro colegio y en el Superior. La situación está en manos del ministerio de Educación nacional, y si ellos no mejoran la propuesta, no se destrabará el conflicto“.