Inicio / Nacionales / Descubrieron restos arqueológicos en un campo de La Pampa

Descubrieron restos arqueológicos en un campo de La Pampa

Adriana Maggio – Facebook

Un productor de La Pampa encontró de manera fortuita en su campo restos arqueológicos -entre los que había cráneos, huesos y collares – de no menos de 200 años de antigüedad. Ahora un equipo de científico, con previa autorización de las comunidades originarias, trabajará para determinar exactamente su origen.

Así lo confirmó el presidente del Consejo de Lonkos de La Pampa, Pedro Coria, quien dijo este viernes que se hallaron "restos óseos humanos de no menos de 200 años" en la localidad de Naicó, ubicada a pocos kilómetros de la capital provincia.

"Se encontraron restos humanos en un campo y el productor que los halló avisó al gobierno, por lo que esta mañana fuimos con los antropólogos y personal de Cultura al lugar, donde se determinó que eran restos arqueológicos", afirmó Coria.

Además, agregó que "eso tiene un proceso de estudio para determinar las fechas, algo que quedará en manos de los científicos pero hoy se determinó que los restos tienen no menos de 200 años, hay un cráneo, huesos y collares".

El gobierno pampeano informó que "elementos de contexto, como cuentas de collar típicas de siglo XVII, de fácil diagnóstico, así como las investigaciones previas realizadas en el sitio por equipos de arqueología desde hace 30 años, permitieron determinar que se trata de una persona de periodo arqueológico-histórico".

Según explicó, Adriana Maggio, secretaria de cultura en Gobierno de La Pampa, en caso de tratarse de restos humanos se debe dar previo aviso a las autoridades de las comunidades indígenas provinciales. Ya que son ellas quienes "tienen la potestad de disponer y decidir cómo proceder ante el hallazgo de restos humanos arqueológicos, así como de darles el trato afectivo y espiritual que merecen".

Con información de Télam

Te puede interesar...

Intoxicación por inhalación de gas: cuáles son los riesgos para la salud frente a un escape

Son muchas las consecuencias para la salud ante una intoxicación por un escape de gas. La principal es la falta o colapso de oxígeno que se produce en el organismo. Y sus consecuencias se traducen en síntomas puntuales como náuseas, cefaleas, mareos, convulsiones o vómitos, dependiendo de la concentración del gas y el tiempo de exposición.El tema recobró visibilidad no sólo por el efecto estacional frente a los primeros fríos y al invierno que ya comienza, sino también por los fallecimientos de esta mañana – aún las autopsias no corroboraron si fue por inhalación de gas o de monóxido de carbono- de la esposa y uno de los hijos del senador Luis Naidenoff .El gas tiene un compuesto altamente inflamable -metano- que puede tener efectos no deseables para al salud cuando se inhala. No es venenoso en cantidades pequeñas, pero el peligro aumenta cuando la cantidad se eleva. Contrariamente a lo que ocurre con el monóxido de carbono que se trata de una gas venenoso -que no se ve y que no se huele-; el escape de gas provoca un olor penetrante y nauseabundo.Mientras que la presencia del monóxido de carbono (CO) es "casi invisible" (CO) ya que no tiene color, olor, sabor, no irrita los ojos ni la nariz; el efecto más notable de respirar concentraciones pequeñas de gas natural, asociado con una fuga nueva o lenta en una instalación, es el olor nauseabundo y molesto a huevo podrido. Este olor es el químico metanotiol que se añade al gas -naturalmente inodoro- y que por suerte hace más fácil su detección en caso de una fuga.La médica toxicóloga del Hospital Alemán Marta Braschi resaltó a Infobae que el principal riesgo de inhalar gas es el de intoxicación: "La principal consecuencia de la intoxicación con gas es la falta de oxígeno, que en el organismo impacta en todos los órganos", destacó la especialista, y enumeró los principales síntomas que podrían experimentar las personas que se encuentran en los alrededores: "Náuseas, cefaleas, mareos, vómitos, dependiendo de la concentración del gas y el tiempo de exposición. Y cuando la concentración es mayor, pueden manifestarse pérdida de los reflejos y la conciencia o convulsiones".Quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, los fumadores, pudiendo provocar alguna sintomatología o la muerte.Concentración altaCuando hay una fuga de gas natural importante es particularmente peligroso en zonas cerradas y dentro de la casa – en la cocina especialmente que se concentran anafes y calefones- , ya que oler una concentración alta puede tener efectos médicos adversos, aunque pueden ser temporales. Una persona puede comenzar a sentirse mareada, sensación que puede estar acompañada de dolores de cabeza y fatiga. No hay oxígeno en el gas natural, así que muchos de los efectos de respirar el gas no vienen directamente del químico contenido, sino de la falta de oxígeno en el cerebro y en el cuerpo.Airear y ventilar la zona y respirar aire fresco es la forma más importante de tratar cualquier efecto que se haya desarrollado por respirar gas natural.Normalmente los dolores de cabeza y mareos comenzarán de a poco, dando el tiempo suficiente para salir a un área abierta. Una vez que el gas se haya reemplazado con oxígeno, los efectos por lo general desaparecerán. Las personas mayores a menudo tienen problemas de olfato y por ello están en particular peligro. También pueden ser más susceptibles a los efectos causados por respirar gas natural, y pueden perder la conciencia más rápidamente que una persona joven.Los síntomas de intoxicación por gas van desde náuseas o cefaleas, hasta convulsiones cuando la concentración del tóxico es más fuerte en el organismo.Ante la presencia de síntomas, los centros de referencia nacional son:Centro Nacional de Intoxicaciones Hospital Nacional Dr. Alejandro Posadas,0800-333-0160 (Atención 24 horas).Hospital General de Agudos "Dr. Juan A. Fernández", Cerviño 3356 de la Ciudad de Buenos Aires.Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, Gallo 1330 de la Ciudad de Buenos Aires.Hospital de Niños Sor María Ludovica, calle 14 Nº 1631, entre 65 y 66, La Plata.