Inicio / Nacionales / No reconocieron a Macri y casi queda afuera

No reconocieron a Macri y casi queda afuera

(Adrián Escandar)

Parientes, intendentes, gobernadores, dirigentes amigos y más periodistas de los habituales circulaban este miércoles por el Congreso de la Nación para la jura de los nuevos diputados.

Antes de que a las 11 en punto sonara la chicharra convocando a sesión, ya habían llegado el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, con sus hijas, para asistir a la jura de su mujer Laura Russo que entró con lo justo por Unidad Ciudadana.

Otro que fue a acompañar a Cambiemos fue Jorge Macri, a quien al llegar al Salón de los Pasos Perdidos se le impidió el paso.

"¿Usted quién es?", le preguntaron al observar que no tenía credencial ni identificación alguna. "Soy Jorge Macri, pibe. ¿No me conocés?", respondió enseguida. Apenas llegó el jefe de Seguridad, Macri pudo pasar con el resto de los invitados.

Te puede interesar...

Cuál fue el primer pedido del soldado norcoreano que escapó al Sur y la increíble respuesta que recibió

Cuando Oh Chung-sung, el soldado norcoreano de 24 años que logró escapar hacia el Sur, recobró la conciencia en el hospital en el que lo atendían, hizo un primer pedid0: Choco Pie.Chun-sung fue disparado unas 40 veces cuando escapaba por la zona desmilitarizada hacia Corea del Sur, el 13 de noviembre pasado. Ya en terreno sucorcoreano, fue rescatado y llevado en helicóptero hacia un hospital donde le realizaron cirugías y le extranjeros gran cantidad de parásitos.Cuando despertó el 21 de noviembre, quería estar seguro de que estaba en Corea del Sur y pidió ver televisión, escuchar música del algunas bandas surcoreanas y, según informó ahora el sitio Quartz, comer una golosina típica del Sur, la Choco Pie.La firma Orion comenzó a fabricar esta especie de alfajor bañado en chocolate y relleno con malvavisco en 1974, pero recién en 2004 los coreanos del norte tuvieron acceso a ellos cuando las dos coreas comenzaron a construir la zona industrial conjunta de Kaesong. Cada día, los supervisores norcoreano de la obra, le daban a los trabajadores norcoreanos Choco Pie como un snack para la merienda. Unas 400.000 de esas golosinas fueron entregadas a unos 54 mil norcoreanos en 2014.Rápidamente, el afajor se convirtió en una pieza codiciada que era revendida en el mercado negro de Pyongyang. Y cuando el régimen de Kim Jong-un reinició sus pruebas de misiles y el proyecto de Kaesong se interrumpió, no ingresaron más golosinas provenientes del sur y el precio de las Choco Pie en el mercado negro norcoreano se fue por las nubes, hasta los 10 dólares por unidad.Cuando la compañía Orion se enteró del pedido del soldado Chung-sun, le envió al hospital 100 cajas de Choco Pie y una carta en la que se compromete a un suministro gratuito de la golosina de por vida.LEA MÁS:La tragedia de las mujeres "gallina" norcoreanas que huyen del país y caen víctimas del tráfico humano